Connect with us

El Paso

Sismo en Texas el tercero más fuerte de su historia

Published

on

Por: La Redacción.

El Paso, Texas., a 19 de noviembre del 2022.- Los inspectores de la Comisión de Ferrocarriles de Texas están investigando un terremoto de magnitud 5.4 que se registró al oeste de Pecos cerca de la frontera de los condados de Reeves y Culberson el miércoles, dijo la agencia. Originalmente se había dicho que fue de 5.3.

El terremoto, confirmado por el Servicio Geológico de Estados Unidos, fue el más grande registrado en el estado desde 1995 y el tercero más grande en la historia de Texas, según el Centro Nacional de Información de Terremotos del USGS. El sismo se sintió en el área metropolitana binacional de El Paso y Ciudad Juárez.

El terremoto más grande en la historia de Texas fue de una magnitud de 5.8 registrado en 1931 al suroeste de Valentine, según el Centro Nacional de Información de Terremotos del USGS.

Advertisement

“Se sintió como si un camión golpeara la casa”, dijo David Shifflett, un agricultor de 74 años del condado de Reeves, cerca del epicentro del terremoto. “Parecía que se había levantado un viento muy fuerte”.

Fue el mayor terremoto de Texas en casi tres décadas, pero está lejos de ser el único. Shifflett ha resistido el daño de terremotos más pequeños durante años. Uno, alrededor de 2016, dejó un gran bulto en sus 2 mil acres, agrietando tuberías y arruinando su sistema de riego por gravedad, dijo.

El sismo se pudo sentir en lugares tan lejanos como Carlsbad, Nuevo México y El Paso, Texas y Juárez, Chihuahua. Obligó a University Health, el distrito hospitalario del condado de Bexar, a desalojar un edificio hospitalario del centro histórico de San Antonio después de que los ingenieros estructurales lo declararan inseguro. El edificio de más de 100 años de antigüedad fue alguna vez conocido como el hospital más moderno de su tipo en el suroeste.

La mayoría de los servicios clínicos del edificio se trasladaron a un nuevo edificio hace aproximadamente una década, pero algunos servicios administrativos aún se encontraban en la ubicación histórica. Esas oficinas ahora se han trasladado a un espacio diferente, según un comunicado de University Health.

La cantidad de terremotos registrados en Texas se ha disparado en los últimos años, particularmente en la cuenca Pérmica –Permian Basin– del Oeste de Texas, la región de petróleo y gas más productiva del estado. Los estudios científicos han relacionado la actividad sísmica con la eliminación de agua salada contaminada en las profundidades subterráneas, una práctica común de las compañías petroleras al final del proceso de fracturación hidráulica que puede despertar líneas de falla inactivas.

Advertisement

Entre tres y seis barriles de agua salada y contaminada también salen a la superficie con cada barril de petróleo durante el proceso de fracking, agua antigua que quedó atrapada bajo tierra por formaciones rocosas.

Años de bombear cientos de millones de galones de agua contaminada por día bajo tierra en Texas coincidieron con terremotos más frecuentes y más poderosos en el estado: un análisis realizado por The Texas Tribune encontró que la cantidad de terremotos de 3.0 de magnitud y más se había duplicado en 2021 del año anterior.

La gran mayoría de la actividad sísmica en las últimas dos décadas que ocurrió cerca de Pecos probablemente fue provocada por una mayor eliminación de aguas residuales, según encontró un estudio de 2021 realizado por USGS y científicos de la Universidad de Texas.

En los últimos años, la Comisión de Ferrocarriles, que regula la actividad de petróleo y gas en el estado y emite permisos para los pozos de inyección de agua, ha creado varias «áreas de respuesta sísmica» en el oeste de Texas, donde la agencia ha pedido a las empresas que limiten sus actividades de eliminación de agua. y acordar un plan liderado por la industria para reducir la actividad sísmica.

El terremoto de esta semana ocurrió en un área de respuesta en los condados de Culberson y Reeves creada a principios de este año. La agencia dijo que sus inspectores están revisando el plan de los grupos industriales e inspeccionando la actividad de eliminación de agua en las cercanías. Es posible que los operadores deban reducir las inyecciones de aguas residuales como resultado del terremoto, según un comunicado de la Comisión de Ferrocarriles.

Advertisement

Puede tomar varios meses a un año después de reducir o detener la inyección de aguas residuales para que el área deje de temblar; la Comisión de Ferrocarriles advirtió en un comunicado el jueves que la actividad histórica sugiere que el retraso podría ser de entre 12 y 18 meses.

Neta Rhyne, de 73 años, de Toyahvale en el condado de Reeves, ha pasado años protestando por los permisos para pozos de desecho porque le preocupa que estén causando terremotos que arruinen las aguas subterráneas del área.

Un terremoto en 1995, antes del auge del “fracking”, dañó los enormes manantiales naturales en el cercano Parque Estatal Balmorhea, turbiando el agua y cerrando la natación recreativa durante meses.

“Esos manantiales desaparecen, este valle va a morir”, dijo Rhyne. “Ese es nuestro sustento”.

Shifflett, el agricultor del condado de Reeves, dijo que apoya firmemente al sector petrolero, pero cree que los reguladores de Texas no están haciendo su parte para limitar su impacto en la estabilidad geológica.

Advertisement

“La Comisión de Ferrocarriles está haciendo un pésimo trabajo, están dejando que las compañías petroleras hagan lo que quieran”, dijo. “Están dejando que ejerzan demasiada presión bajo el suelo demasiado cerca de la superficie”.

 

Con información de Erin Douglas/The Texas Tribune y Dylan Baddour/Inside Climate News

Advertisement
Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo mas visto